Jesús se ha Disfrazado


Queridos hermanos y hermanas, permítanme compartir la siguiente historia con ustedes. La historia se titula “Jesús se ha disfrazado” Al final de la historia les diré por qué la comparto.


El abad de un monasterio se hallaba muy preocupado. Años atrás, su monasterio había visto tiempos de esplendor. Sus celdas habían estado repletas de jóvenes novicios y en la capilla resonaba el canto armonioso de sus monjes. Pero habían llegado malos tiempos: la gente ya no acudía al monasterio a alimentar su espíritu. La avalancha de jóvenes candidatos había cesado y la capilla se hallaba silenciosa. Sólo quedaban unos pocos monjes que cumplían triste y rutinariamente sus obligaciones.


Un día, decidió pedir consejo, y acudió a un anciano obispo que tenía fama de ser hombre muy sabio en su avanzada edad. Emprendió el viaje, y días después se encontró frente al buen hombre. Le planteó la situación y le preguntó: “¿A qué se debe esta triste situación? ¿Hemos cometido acaso algún pecado?”. A lo que el anciano obispo respondió: “Sí. Han cometido un pecado de ignorancia. El mismo Señor Jesucristo se ha disfrazado y está viviendo en medio de ustedes, y ustedes no lo saben”. Y no dijo más.

El abad se retiró y emprendió el camino de regreso a su monasterio. Durante el viaje sentía como si el corazón se le saliese del pecho. ¡No podía creerlo! ¡El mismísimo Hijo de Dios estaba viviendo ahí en medio de sus monjes! ¿Cómo no había sido capaz de reconocerle? ¿Sería el hermano sacristán? ¿Tal vez el hermano cocinero? ¿O el hermano administrador? ¡No, el no! Por desgracia, él tenía demasiados defectos… Pero el anciano obispo había dicho que se había “disfrazado”. ¿No serían acaso aquellos defectos parte de su disfraz? Bien mirado, todos en el convento tenían defectos… ¡y uno de ellos tenía que ser Jesucristo!


Cuando llegó al monasterio, reunió a sus monjes y les contó lo que había averiguado. Los monjes se miraban incrédulos unos a otros. ¿Jesucristo… aquí? ¡Increíble! Claro que si estaba disfrazado…. Entonces, tal vez… Podría ser Fulano.. ¿O Mengano? ¿O….?


Una cosa era cierta: Si el Hijo de Dios estaba allí disfrazado, no era probable que pudieran reconocerlo. De modo que empezaron todos a tratarse con respeto y consideración. “Nunca se sabe”, pensaba cada cual para sí cuando trataba con otro monje, “tal vez sea éste…”


El resultado fue que el monasterio recobró su antiguo ambiente de gozo desbordante. Pronto volvieron a acudir decenas de candidatos pidiendo ser admitidos en la Orden, y en la capilla volvió a resonar el jubiloso canto de los monjes, radiantes del espíritu de Amor.


Mis queridos hermanos y hermanas Jesús se sigue disfrazando en cada uno de nosotros, así pecadores y limitados como somos. En este tiempo de cuaresma por favor esforcémonos por respetarnos, especialmente en nuestras familias o con aquellos que mas convivimos. Esforcémonos por tratarnos con respeto porque es el mismo Cristo quien vive en nosotros y su humildad es tan grande que el disfraz que usa son nuestros pecados y defectos.


Fuente: https://www.aciprensa.com/historias/jesus-se-ha-disfrazado-235

DO YOU HAVE A QUESTION?
CONTACT US

Phone: 805-483-0987

Fax: 805-385-8809 

 

500 North Juanita Avenue
Oxnard, CA 93030

 

olgoxnard@aol.com

STAY CONNECTED!
  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

© 2020 Our Lady of Guadalupe Parish-Oxnard  |   All rights reserved.